Porque el diseño te lo pueden robar, pero el talento jamás...